jueves, 23 de agosto de 2012

Este jueves, un relato (150 palabras) : "fotografía inspiradora"


Lleva media hora ahí sentada, mirando fijamente al ordenador, sin levantar la vista del teclado y sin llegar a tocarlo. De vez en cuando se retuerce un mechón de pelo. Observa la taza de café, la coge del asa y le da vueltas. Bebe a pequeños sorbos, tal y como se bebe la vida. Últimamente anda ensimismada, abstraída en sus pensamientos. No sé que le ocurre, pero está así desde que volvió del viaje de fin de curso a Italia. Allí compró esa taza de la que no se ha vuelto a separar. Un momento. Ahora que lo pienso, ella nunca ha tomado café. Es más, siempre ha dicho que no entiende como a la gente le puede gustar esa bebida. Definitivamente, algo está cambiando. Sea lo que sea, espero que se le pase pronto y que vuelva a ser la dulce niña de siempre.

Más relatos en torno a un ordenador y una taza de café en el blog de María José

22 comentarios:

  1. El amor que nos vuelve tontas en primera y última instancia (y que decir de los italianos, que te voy a contar que tu no hayas visto con tus propios ojos...).
    Todo cambia hasta los tesoros mejor cuidados, siempre será su dulce niña... aunque cumpla cuarenta y tantos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no deseo que se le pase pronto, porque me la imagino en el aire.. suspirando por el galán que la inició en el café (y en algo más?) Le deseo que sus sentimientos se acomoden y se entrelacen tan bien, como tus 150 palabras.

    besos jueveros.

    ResponderEliminar
  3. mmm a mi me palpita misterio, tal vez algo trágico más que amor. Pero muy buen texto, cualquier interpretación puede surgir. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Quizás ahora la niña se ha transformado en mujer...!
    Muy buena historia sintetizada tras esa taza!

    Un abrazo juevero!!

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes lo que dijo el filósofo:"es imposoble volver a casa"...ya nunca más será la niña que fué. Cada experiencia cambia nuestro mundo y con transforma en otros (y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar- dijo Machado)

    ResponderEliminar
  6. Si es que, Cristina, viajar, es lo que tiene: te cambia la vida. Deja que a la protagonista "no se le pase", es bonito vivir, también con esos cambios :)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Una simple taza de café puede convertir a una niña en mujer, por mucho que los padres se resistan y quieran que su niña nunca crezca. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Y ahora que sobrevino el cambio, siempre lo recordará con gusto a café, a café y en esa taza.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Dulce Cristina, si bebió café del bueno, si visitó Italia, ayyyy, nunca volverá a ser la niña de antes, aquello cambia a cualquiera para mejor, se añade sabor a la taza de la vida.
    Besito cariñoso.

    ResponderEliminar
  10. Esos cambios que a simple vista parecen imperceptibles y finalmente terminan siendo sumamente significativos... Sin dudas son una señal evidente de que algo (como una chispita mágica y encendida), le ha abierto el pensamiento y entibiado el corazón de manera especial.
    A muchos les suele suceder... seguro que ese café le sabe a recuerdo imborrable!
    Besitos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  11. Algo ha descubierto en Italia, quizá el café o alguna ota cosa... en cualquier caso la ha cambiado, para bien, para madurar, para vivir...
    Buen recuerdo de fin de curso...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Quizá la taza guarde algún secretillo... :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. " ... a pequeños sorbos, tal como se bebe la vida..." Enorme frase.
    Muy buen relato, que entiendo refleja un punto de inflexión en la vida, cuando las responsabilidades de la edad adulta empiezan a sustituir los volubles caprichos de la infancia.
    Besos, Cristina.

    ResponderEliminar
  14. Las distancias que pueden medirse mientras el humo del cafe se extingue, los recuerdos en espiral se enredan en el mechon de pelo... nunca sera la misma.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Cada viaje o camino que recorremos nos deja marcas, señales y testimonio de cómo vamos cambiando. Ella, la pequeña niña se hizo mayor en Italia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Se abre un mundo de posibilidades sobre lo que ocurrió en ese viaje a Italia, pero lo que parece cierto es que algo ocurrió y que nada volverá a ser igual en la vida de tu protagonista. Un punto de inflexión importante alrededor de una taza de café. Café que por cierto, es igualmente una experiencia nueva para ella. Una taza de café como símbolo del cambio operado en su trayectoria vital.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. A menudo un pequeño cambio en las rutinas diarias nos revela que un cambio más profundo y significativo está ocurriendo en nuestra vida. Qué ocurrió en Italia, por qué ahora café?.
    Ya entenderá con los años cuántos cambios nos ocurren sin apenas darnos cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. No me quiero ni imaginar lo que pasó en ese viaje, no me suena a algo bueno, debe ser que estoy pesimista ultimamente, pero yo también espero que vuelva a ser una niña alegre.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. una taza de café para pasar las penas
    una taza de café para los insomnes
    una taza de café que vuelve la amargura un tanto dulce

    ResponderEliminar
  20. Cuando los pensamientos empiezan a formar parte de un momento en el cual da vuelta la taza con el café que nunca antes le llamaba la atención, y parece ensimismada, hay detalles de cambio, de crecimiento, de ya saberse no tan niña.
    Linda manera de evocar un momento especial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Ay, ay, ay... que la dulce niña se prendó de algún doncel...

    Un beso, Cristina. Por favor, quitad el verificador de la palabra, por fa.

    ResponderEliminar
  22. Con los años vamos cogiendo nuevos hábitos... el del café no es de los peores.

    Saludos.

    ResponderEliminar