jueves, 29 de diciembre de 2011

Un regalo inolvidable

Para inaugurar el blog, que mejor que un cuento de Navidad, debido a las fechas en las que estamos. Este lo escribí hace un par de años y me lo publicaron en el Ideal. Espero que os guste.

Aquella fría y lluviosa noche de invierno Dolores se encontraba mirando como caían las gotas de agua tras la ventana. Desde su habitación de la residencia de ancianos donde la habían dejado sus hijos varios años atrás, meditaba sobre su pasado.
            De familia humilde, pasó su infancia ayudando a su madre en las tareas del hogar. Eran cinco hermanos, ella la única mujer, por lo que Juan, Pedro, Ramón y Miguel iban al campo con su padre. Se echó novio muy pronto, a los doce años, y desde entonces nunca se separó de él. Se casaron al cumplir la mayoría de edad y juntos vivieron hasta que Dolores enviudó. A partir de entonces, su vida cambió radicalmente.
            Lo que más le entristecía era la Navidad, concretamente Nochebuena, sus hijos vivían lejos y no podían viajar hasta la residencia para estar juntos en esa fecha tan señalada. A ella le parecía una excusa, puesto que, como dice el refranero popular, “querer es poder” y más aún si se trata de cosas relacionadas con la familia. Pero en esta ocasión, Dolores no podía ni imaginar lo que le deparaba la noche del veinticuatro de diciembre.
            Ese día la residencia era un ir y venir de gente, no paraban de llegar coches con familias que venían a por los ancianos para llevárselos a casa y cenar juntos. La alegría parecía inundarlo todo, muchos niños pequeños abrazaban y besaban a sus abuelos y la música de los villancicos recordaba lo entrañable de la ocasión. Pero Dolores, y otros tantos mayores, se quedaban tristes y cabizbajos, viendo como un año más, pasarían esa noche entre las cuatro paredes de la que ahora era su vivienda.
            El reloj marcaba las ocho de la tarde, ya no se oían niños correr por los pasillos ni se veía movimiento de coches, el único ruido que podía escucharse era el de los villancicos que intentaban animar el ambiente. Pero daba igual cual fuera la música, los corazones de los ancianos que pasarían allí la noche se encontraban tristes, doloridos, parecía no haber nada que les hiciera olvidar la pena de encontrarse lejos de sus familias en Nochebuena.
            Dolores se disponía entonces a arreglarse para la cena, ese día el menú era diferente, especial, las cocineras preparaban con mimo los platos para sus “abuelitos”, como llamaban a los residentes. ¡Hasta podían darse el gusto de tomar algún mantecado o trocito de turrón!, eso si, sin azúcar, para que no sentará mal a los que padecían diabetes. Y lo más esperado de la noche, los regalos. Todos esperaban ansiosos ese momento en el que recibían paquetes que abrían con ilusión. Unos guantes, una bufanda de lana, unos zapatos nuevos…cada anciano recibía lo que más necesitaba para pasar el invierno.
            Algunos años era Papá Noel el que repartía los presentes, otras veces los trabajadores de la residencia y en ocasiones los paquetes se ponían bajo el árbol de Navidad de la entrada para que cada uno cogiera el suyo. Este año, las cosas habían cambiado mucho. Una vez terminada la cena la directora del centro anunció que un grupo de niños pasaría al comedor para cantar villancicos y repartir los regalos.
            Poco a poco la sala se fue llenando de niños, y el rostro de los ancianos, hasta entonces triste, se tornaba en alegría, con unas enormes sonrisas que dedicaban a los pequeños. Dolores se acordó de sus nietos, hacía mucho tiempo que no los veía y seguro que habían cambiado mucho. Por cierto, que ella era de las pocas personas que quedaban sin recibir sus obsequios. ¿Se habrían olvidado de su regalo? pensó. Pero entonces pasó algo inesperado, mágico, de repente el grupo de chiquillos se acercaba cada vez más hacia ella, y entre todos, pronto encontró a Santi y Lucía, ¡Sus nietos!
            Dolores pensó que estaba soñando, aquello era imposible ¿qué hacían sus nietos en la residencia en Nochebuena? ¡No se lo podía creer! Se acercaron a ella y los tres se fundieron en un profundo abrazo que parecía no tener fin. El comedor se quedó en silencio y todos miraban la tierna escena. Entonces, entre sollozos, Lucía le dijo: “Abuelita, corre, coge algunas cosas de equipaje que nos vamos a casa a pasar la Nochebuena, mañana volvemos a por toda tu ropa porqué ahora vas a vivir con nosotros”. 
            Nerviosa pero muy contenta y sin creer lo que le estaba sucediendo, Dolores preparó el camisón, una falda y un par de camisas, se puso el abrigo, y salieron a la calle, donde los esperaban en el coche su hija Lola y su yerno Santiago. De camino a casa, Lola le explicó que a Santiago lo habían destinado muy cerca del pueblo, y que ahora, no solo vivirían todos juntos, sino que además, podría ir al pueblo siempre que quisiera.
            Dolores no olvidará jamás la Nochebuena de aquel año, durmió como una reina, olvidó los rencores a sus hijos y dejó atrás los años de soledad en la residencia. Una nueva vida le esperaba rodeada de los suyos. Una nueva vida en la que ya no cabía la tristeza, en la que todos los días serían Navidad.

9 comentarios:

  1. Con esta historia me has tocado el corazón, mi madre está en una residencia y yo no lo llevo muy bien que digamos. Es triste que con cinco hijos haya ido a parar allí y no precisamente por mi gusto.

    TE DESEO UN MUY FELIZ AÑO.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  2. Cristina, fijate que los protagonistas de tu historia no necesitan de regalos envueltos en papel brillante, con cariño y compañía se conforman, que poquito necesitan. Parece ser que la sociedad en general cotiza muy alto estos afectos. Menuda sorpresa se llevó Dolores!!! Esas son las mejores sorpresas.

    Un abrazo, guapa.

    FELIZ AÑO NUEVO.DIVIERTETE.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el gran arranque de este blog. Es una historia muy hermosa, y además tan cercana y tangible como la realidad misma. Muchas gracias por estos minutos con final feliz.

    Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Llego aquí por recomendación de mi querida Chelo/San. Y permanezco con mucho agrado. La historia que cuentas tiene mucha ternura, me ha hecho revivir vivencias como conocer residencias, una vez de la mano de una trabajadora, otra de la mano de un interno. Más éstas, comimos el día de Navidad y el de Año nuevo con una persona internada en residencia y paciente de alzheimer que juega al dominó a muerte.
    Buena entrada, interesante blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es un gran placer escuchar las notas de una hermosa canción dedicada a tu ser amado. Mi amiga Patricia obsequió a su prometido una canción perfectamente concebida en el amor que los mantiene juntos desde hace 10 años y hecha realidad por Canciones para Regalar, profesionales en el área de la música con los que Patricia ha quedado muy agradada.

    http://www.cancionespararegalar.com/es/es_index.htm

    ResponderEliminar
  6. Zonia de Alejandria12 de junio de 2012, 1:37

    Un regalo inolvidable, original y novedoso, son las canciones personalizadas, tal como dice Rosalia, en www.cancionespararegalar.com son profesionales de la música y logran hacer de una historia real una inolvidable canción, mi cuñado pudo reconquistar el amor de mi hermana de esa forma, considero que un detalle así no se escapa a los ojos del amor.

    ResponderEliminar
  7. Hola recomiendo que se regale como idea original un cuento donde el heroe sea tu amor, los podeis conseguir en miscuentospersonalizados.com es una web genial os la recomiendo

    ResponderEliminar
  8. Hola, tu post es muy instructivo y de mucha utilidad…..comento que un regalo para una mujer o para un hombre, igual para espos@, padres o madres, hij@s, debe ser algo impactante y original, hace poco me encontré un sitio muy referenciado y recomendado, chequéalo es http://www.arteymedia21.com/regalosoriginales.htm Es importante saber escoger un regalo, pienso que el detalle más importante que hay que tomar en cuenta, es dejar una huella permanente en la vida de la persona que recibe el regalo, saludos ami@s.

    ResponderEliminar
  9. Hola, yo soy una mujer que le encanta la música y son fanática de las canciones personalizadas, he visto muchas web pero me parece muy profesional una llamada http://www.cancionespararegalar.com y espero mis dos hijas me hagan una, les mande un correo electrónico de la web a sus cuentas pero no saben que soy yo, espero que la idea me de resultado, deseo fervientemente una de esas canciones, porque una amiga me dijo que son muy especiales.

    ResponderEliminar